Almacen de Recetas

Salt-n-Pepper logo
site intro

Blog

post cover
Comientarios(0)

A veces pensamos que solamente es llevar la preparación al horno y listo… Pero no!! Acá te dejamos varios secretitos básicos que tenes que saber a la hora de empezar a realizar una preparación.

Para que quede esponjoso, todos los ingredientes que vayas a utilizar tienen que estar a temperatura ambiente. Salvo, que la receta diga que se tenga que hacer con manteca o mantequilla fría como por ejemplo, las masas de tarta.

SIEMPRE, precalentar el horno 20-30 minutos antes de introducir la preparación.

Al hornear colocá la rejilla en una altura intermedia. De esta manera se repartirá mejor el calor superior e inferior.

Debemos enmantecar y enharinar muy bien el molde para evitar cualquier inconveniente a la hora de desmoldar.

Las temperaturas bajas del horno de 100°C a 120°C sirven para secar merengues y chips de frutas.

A temperatura media u horno moderado, 180ºC se usan para tortas, budines, cookies, Muffins, cupcakes, etc.

A temperatura alta 200ºC 220ºC, se usa para hornear piononos, hojaldres, profiteroles, panes y algunas masas muy delgadas.

NUNCA abrir el horno durante la cocción de tu torta o se bajará y no habrá vuelta atrás. Por lo general se hace cuando transcurrió los 30 minutos. La mejor forma para darte cuenta si esta listo es pinchando con un brochette, si sale SIN restos de masa, esta listo!!

POSIBLES PROBLEMAS:

Cuando la torta o bizcochuelo sube mucho en el centro (queda muy puntudo en el centro, como si fuera un pico). Esto se debe a una temperatura de horneado demasiado alta o a un exceso de harina o levadura.

Cuando se baja durante el horneado, o se hunde en el centro la causa más común es que el horno se haya abierto antes de tiempo o que se lo saco del horno antes de tiempo. O tiene poco líquido, poca cocción o poco batido.

 

 

No aplica

Categories
Consejos

Deja un comentario