Almacen de Recetas

Salt-n-Pepper logo
site intro

Blog

post cover
Comientarios(0)

Muchos suelen pensar que son las botellas de tequila son las que lo tienen, pero NO es así. La bebida mexicana que sí se puede vender con un gusano en su interior, aunque no es algo imprescindible, es el mezcal. Similar al tequila, pero no es lo mismo. El mezcal se elabora como cada productor considera y no está sujeta a la normativa del Consejo Regulador del Tequila (CRT).

El surgimiento del mito fue por la habitual confusión a la hora de diferenciar entre mezcal y tequila.

El tequila exclusivamente emplea en su elaboración agave azul, siendo una de las variedades más habituales la del agave azul Weber, cultivado en la región de Jalisco. El mezcal, por su parte, emplea más de una docena de especies de agave diferentes, sin requerir utilizar unas u otras en particular aunque sí tenga una denominación de origen obtenida en 1995, siendo uno de los más empleados el agave angustifolia. También, el proceso de elaboración varía.

Cómo surgió la idea del gusano? Un productor de mezcal, Jacobo Lozano Páez, descubrió que en uno de sus lotes había unas larvas dentro de la piña de agave y pensó que con ellas resultaría un destilado más gustoso. Aprovechó esta idea para añadir a sus productos una larva dentro de cada botella diferenciándose así de la competencia.

Con el tiempo, esta estrategia gustó al público y los demás productores de mezcal la empezaron a utilizar en sus productos. De hecho, hay una creencia popular que dice que si compras una botella de mezcal, y por el paso del tiempo el gusano sigue en perfectas condiciones, es que el porcentaje de alcohol es lo suficientemente alto como para preservarlo.

Categories
Noticias

Deja un comentario